1 de marzo de 2014

Canto del país de poetas.

Canto del país de poetas.


Qué gran mentira.
¿Un país de poetas?
No, no es Chile.

Dos Nobel, dicen.
Simple anomalía.
No son tendencia.

Dos golondrinas.
Nunca hacen verano.
Aun las premiadas.

Mistral, Neruda:
Son los reconocidos.
¿Los demás? Nada.

¿Acaso hay tantos?
Pocos, en realidad.
Nunca hay muchos.

¿Es que hay otros?
Ninguno destacado.
¿Populares? No.

"Pero", me dicen,
"El pueblo sí recita."
No realmente.

Puto Neruda.
¡Tu maldita parodia!
Eso repiten.

No es recitar.
Estilo irónico.
Neruda hipster.

Maldito seas.
Tu idea de humor...
Cagó al país.

... no realmente.
La cosa venía mal,
Desde antaño.

¿Hay quien se sepa
poesías completas?
Muy poca gente.

¿Joven leyendo?
¿Aprendiendo poemas?
No, no ocurre.

¿Algún poeta?
¿En un medio masivo?
¿Componiendo? No.

Enfrentémoslo.
¿País de poetas? No.
Nunca lo fuimos.

Ya nadie lee.
Menos escribe algo.
Tele y twitter.

Ya ni recuerdo.
¿Poema favorito?
¿Tuve alguno?

"Te contradices."
Eso me dicen ahora.
No, no es así.

"Escribes haikus,
Negando poesía,
En esta tierra."

Así no más es.
Es lo que yo soy también:
Un anómalo.

Hipsters, jódeos.
Mis haikus irónicos
Os superan. ¡Sí!

¡Mis opúsculos!
Debo escribir otro.
Llaman las musas.

Microrrelatos.
Eso sí es lo mío.
Prosa precisa.

La ciencia ficción.
Género favorito.
¿Versos? No sirven.

Es suficiente.
Ahora, no más haikus.
Hora de prosa.

¿Qué? ¿Qué me dices?
¿A nadie le importa?
Es tu opinión.

¡Hora de quiubos!
Solamente escribo
para mí mismo.

Es por mi placer.
Exorcismo con lápiz.
¡Salid, ideas!

Perdí el foco.
¿Contra qué reclamaba?
¡Ah! Poesía.

No hay interés.
Los poemas, perdidos.
Imagen falsa.

Es suficiente.
Pensaré en algo más.
Grabar y salir.

Qué buen editor.
Es cómodo, eficien...
¡¡¡CÁLLATE, MIGUEL!!!