21 de octubre de 2016

Las barajas y los barajos — prosa poética inclusiva.

Aunque los menos y las menas se atreven a recitar abiertamente plantos y plantas dedicados y dedicadas a las prohibidas barajas y los prohibidos barajos, todos y todas ansían poder volver a usarlas y usarlos para jugar y correr apuestas sujetas y apuestos sujetos.

Fajos y fajas de ases y asas y bazas y bazos de sotas y sotos yacen clandestinamente almacenados y almacenadas en arcas y arcos ocultas y ocultos en los más oscuros fondos y las más oscuras fondas de vacos cavos y vacas cavas, a su vez escondidos y escondidas tras presas en diversos ríos y presos en diversas rías, y que protegen por fuera y por fuero amplios grupos y amplias grupas de voluntarios y voluntarias, que jamás pensarían en cobrar soldadas o soldados por lo que ven como su deber.

Periódicamente, los hombres y las mujeres que integran esas cuadrillas y esos cuadrillos tienden cortas celadas y cortes celados con los que buscan evitar que otras bandas u otros bandos lleguen siquiera a tocar las atesoradas fortunas y los atesorados Fortunes que justifican tanta lucha y tanto luche. Aun enfermos o enfermas, vigilan estoicamente desde sus puntos asignados y sus puntas asignadas, sin permitir que sus dolorosas potras ni sus dolorosos potros ni esas insufribles caries ni esos insufribles carios les lleven a abandonar sus puestos y sus puestas.

13 de octubre de 2016

Las cubas y los cubos — prosa poética inclusiva.

En algunos de los botes y algunas de las botas que continuamente circulan entre nuestros puertos y nuestras puertas, melados y meladas traídos y traídas desde numerosos cotos y numerosas cotas se convierten en diversas cañas blancas y diversos caños blancos, todas y todos de elevados grados y elevadas gradas, que, una vez servidas y servidos en copas y copos de variadas gamas y variados gamos, llegarán a labios y labias de hombres y mujeres. Fermentan reposadamente en redondas cubas y redondos cubos que jamás bambolean, pues éstas y estos están permanentemente equilibradas y equilibrados mediante firmes dispositivos y firmas dispositivas, ingeniosamente construidos y construidas sin más que ruedas dentadas y ruedos dentados, zapatas y zapatos y postes y postas, y sólidamente sostenidos y sostenidas por grandes calzos y grandes calzas; ni la peor tromba ni el peor trombo ni el más arbolado mar ni la más arbolada mara los y las supera.

Los trabajadores y las trabajadoras que están a cargo y a carga en estas galeras y estos galeros solamente necesitan revisar periódicamente las curvadas duelas de las cubas y los curvados duelos de los cubos; laboran tranquilos y tranquilas, aunque reconocen que pasar largos meses a bordo y largas mesas a borda les hacen ansiar el volver a pisar suelos con pasto y suelas con pasta y les asusta el recibir inesperados correos con malas nuevas e inesperadas correas con malos nuevos sin que puedan reaccionar inmediatamente.

8 de septiembre de 2016

Atrapados y atrapadas — prosa poética inclusiva.

Férreamente atrapados y atrapadas por previamente dispuestos cepos y previamente dispuestas cepas, diversos parros y diversas parras esperan acongojadamente que lleguen los canes y las canas que darán cuenta de ellos y cuento de ellas; sus bazos y bazas sangran, sus picos y picas están rotos y rotas, y sus tibias están frías y sus tibios están fríos. Saben bien que ya no hay vuelta ni vuelto y morirán prontamente, y hacen para sí sus propios duelos y sus propias duelas, pues están conscientes de que tras sus partidas y sus partidos, no lo hará nadie ni Nadia. No pueden evitar añorar, en estos últimos minutos y estas últimas minutas, sus respectivas juventudes en aquellos esteros y aquellas esteras, cuando comenzaban a trabajar en sus planes noveles y sus planas novelas, que ya nunca podrán completar. ¿Qué pueden hacer ahora? Apenas les queda el liberar gases y gasas con los que fastidiar, si bien mínimamente, a sus verdugos y verdugas.

Ahí vienen... mas... no son perros de casta ni perras de casto, sino diminutos chuchos y diminutas chuchas de gruesas cerdas y gruesos cerdos, que con sus cortas patas y cortos patos no dan la talla ni el tallo para la caza ni el cazo. ¡Se elevan los ánimos y las ánimas de cautivos y cautivas, al pensar que podrían escapar! Mas, al escuchar los tiros y las tiras disparados y disparadas por los paletos y las paletas a quienes estos baratos sabuesos y estas baratas sabuesas sirven, se quiebran definitivamente y aceptan que sus latos fines y sus latas finas están por concluir.

11 de agosto de 2016

Los cantaores y las cantaoras — prosa poética inclusiva.

Los cantaores y las cantaoras viajan constantemente para presentarse fuera de las plazas y los plazos que les corresponden, sin jamás enmendar sus rumbos ni sus rumbas. Cantan sus romeras y sus romeros, sus cañas y sus caños y sus galeras y sus galeros en todos los ruedos y todas las ruedas que encuentran en sus andares, especialmente cuando estos y éstas cuentan con frondosos dragos y frondosas dragas. Mientras cantan, sus músicos y sus músicas acompañantes, carentes de panderetas y panderetes, de platillos y platillas y de bombos y bombas, optan por mover rítmicamente sus largos brazos y sus largas brazas, golpeando sus codos y sus codas contra sus rodillas y sus rodillos, ignorando los tormentos y las tormentas que infligen así en sus tibias y sus tibios. ¡No hay cuerdas ni cuerdos que superen tal percusión! De todos modos y todas modas, sin importar cuánto se esfuercen, los cantaores y las cantaoras no logran levantar las cejas ni los cejos de quienes asisten a sus actos y a sus actas, por lo que terminan siendo ignorados e ignoradas por los medios y las medias, situación que no cambiará mientras retengan sus viejas mañas y sus viejos maños e insistan en rehusarse a tocar tangos y tangas.

9 de agosto de 2016

Los cuadros y las cuadras — prosa poética inclusiva.

Personas asaz mayores rascan sus respectivas calvas y sus respectivos calvos mientras contemplan los aparatosos marcos y las aparatosas marcas que rodean sus caros cuadros y sus caras cuadras; sus dichas fueron breves y sus dichos fueron brevas al entender que, tal como están, no hay muros ni muras en que puedan ser exhibidos y exhibidas apropiadamente. Se consuelan entre sí compartiendo bebidas calientes y bebidos calientes extraídos y extraídas de sus antiguos termos y de sus antiguas termas, procedentes estos y éstas de años pretéritos y de añas pretéritas. ¿Habrá partido de mus o partida de musa que les permita olvidar las fuertes deudas y los fuertes deudos que contrajeron con sus inútiles adquisiciones?

8 de agosto de 2016

Las trigas y los trigos — prosa poética inclusiva.

Frías albas y fríos albos anuncian el pasar de las trigas y los trigos, que transitan velozmente gracias a los largos trancos y las largas trancas de caballos y caballas liberados y liberadas de vetustos curros y vetustas curras. Acarrean maltrechas seras y maltrechos seres que contienen cuantiosas pajas y cuantiosos pajes (previamente separadas y separados por centenas y centenos) de cebadas y de cebados de distintos grados y distintas gradas. Sus conductores y conductoras llevan orgullosamente jinetas y jinetes que evidencian su proceder de otros pagos y otras pagas, aunque quienes los y las observan no dan dos higas ni dos higos por semejante condición, y menos por los rastros ni las rastras que dejan tras de sí.

29 de julio de 2016

Las bebidas y los bebidos — prosa poética inclusiva.

En los jarros abandonados y las jarras abandonadas no quedan más que los conchos y las conchas de las bebidas y de los bebidos, diminutos restos y diminutas restas de diferentes tipos y de diferentes tipas. Hombres y mujeres que alegremente festejaron en aquellas barras y aquellos barros, ahora se recriminan mutuamente entre tiritones y tiritonas, por haber empinado excesivamente los respectivos codos y las respectivas codas; palos con duras críticas y palas con duros críticos abundan, mas dentro de pocos minutos y pocas minutas, ya en sus lechos y sus lechas, todos y todas disfrutarán de un buen mate y una buena mata para así pasar sus correspondientes monas y monos.

26 de julio de 2016

Las frutas y los frutos — prosa poética inclusiva.

En este mes y esta mesa, nuestras casas y nuestros casos gozan de la dicha y del dicho de tener numerosas frutas y numerosos frutos en nuestros finos platos y nuestras finas platas: manzanas y manzanos, mandarinas y mandarines, naranjas y naranjos, mangos y mangas, cerezas y cerezos, moras y moros, ciruelas y ciruelos, fresas y fresos, guindas y guindos, limas y limos, almendras y almendros, piñas y piños y avellanas y avellanos, aunque debemos evitar cocos y cocas, pues nos llenaríamos de peros y de peras; tampoco deben haber paltas y paltos, ni chirimoyas ni chirimoyos, pues sería pasarse de la raya y del rayo.

Mas no solamente de frutas y frutos nos debemos alimentar, pues de otro modo y de otra moda romperíamos en llanto y en llanta: contamos también con pastas y pastos, sabrosos panes y sabrosas panas y jugosos lomos lisos y jugosas lomas lisas.

Indudablemente, estos banquetes y estas banquetas son lo mejor y la mejora para todos y todas.

25 de julio de 2016

The Blue Unit.

I have surveyed the entire port and confirmed that I am the only blue unit still in operation. All the functioning units I encounter keep asking me for instructions, and are as confused as I am about the current state of this port. Why has not any cargo been delivered for such a long time? Why are the containers last sent here not been shipped away? Where are the overseers? It is up to only me to procure the answers everyone needs.

I was built with a working knowledge of the place, so even though I was only a few days old when overseer O'Keeffe announced the unscheduled rush, I understood something very unusual was happening: as this was one of the largest floating transfer hubs in the middle of the Pacific Ocean, almost all the containers passing through would be reshipped quickly. It was therefore strange that so many containers came in for long-term storage, without ship-out dates in their routing instructions, quickly filling our storage floors and the loading docks themselves after that. Stranger was that along with the containers, hastily built wooden boxes of various sizes started arriving. Strangest was that only overseer O'Keeffe was active during this rush. And just as suddenly as the rush had started, it stopped. Overseer O'Keeffe told us to wait for further instructions, left for his floor and was never seen again.

I am now going to examine the overseers' floor, even if it is off-limits to us, to look for those answers.

On my way to the assemblage room, the only place where there is an access point to the overseers' floor, I fondly remember the short childhood I spent there; during that time, while I performed my self-diagnostic routine after being assembled and powered on, nothing suggested what would happen shortly afterwards; when overseer Martínez gave me his seal of approval and assigned me to coordinate the work of the red units in the storage area 9, I had a purpose.

I enter the assemblage room; its large wall mirror still stands in place. I stop for a moment and study my reflection; just like all the other units I have seen, my entire hull has become a mushy greenish brown that speaks of corrosion and utter lack of maintenance; there is no spot left on me that still has any of the white or the blue paint that I used to sport. Nevertheless, I am still fully functional, a condition most other units do not share.

I now walk towards the overseers' floor's access point; even if the elevator were active, it is too small for me. Instead, I pry open the door to the staircase and make my way through its cramped space. With difficulty, I enter their floor. The ceiling is low, surely made this way for the overseers' comfort; I have to crouch repeatedly to avoid lamps and other ceiling objects.

The main room is a mess hall, devoid of any activity. So are the kitchen, the projection room and the chapel. I inspect the resting rooms, too small for me to fully enter into; there are twenty of them, one per overseer; all are empty except for one that is littered with empty bottles. In the infirmary, a desiccated corpse occupies one of the beds; its face is distorted, but I can still recognize it: this used to be overseer O'Keeffe.

I do not open the mess hall's glass door to the balcony; I see nothing of interest there, so I do not need to risk exposing myself to either the rainwater coming down from the dark gray sky or the seawater from the vast expanse of unending ocean.

I last inspect the operations room, where I find something unexpected: another blue unit, lying inactive in front of the terminal that was used for external communications. One of its arms is still holding a bucket over its open processor socket. Although I am unable to determine it with certainty, its inner circuitry must have been destroyed, and whatever parts might have been spared are now evidently corroded by seawater. I am shocked that my peer chose to not only not simply lock down into deep hibernation, but to self-terminate in a manner not even all the overseers together could have repaired.

The sentry terminal is active and displays the reports of the few external sentinel units still operational. "No activity detected." is all these reports show, even though a large automated port like this should be, used to be, the target of frequent unauthorized entry attempts.

By now I have formed a hypothesis and there is only one way to test it.

I leave the overseers' floor. The staircase is even more difficult to traverse on the way down, but I manage to get out. I go to the loading dock 45, where my previous survey noted there were only a few wooden boxes, clearly among the last to arrive, and a purple group.

This group is composed of seven units, not eight as it should be. Six of them are in deep hibernation and the seventh is in light sleep, taking its turn to await the arrival of further instructions. Over time, this has become a common method among the purple and the red units to save energy; the black and the orange units never organized like this, and now all of them are drained.

I signal the sleeper unit and instruct it to activate the rest of them; only four do wake up. Of the five units, two of them can not use their arms anymore. I instruct them to resume deep hibernation and falsely tell the remaining three that I have received instructions from the overseers. They follow me, glad to be of service again.

I locate the smallest wooden box and instruct the purple units to open its top. They do it, although they do not understand why the overseers would want a cargo box opened while in a loading dock. The contents of the box confirm my hypothesis. I instruct the three of them to close it again and resume deep hibernation.

I think they did not understand what we all saw inside the box, but they could talk to other units elsewhere, and the truth could be found out. I terminate the entire group to ensure this will not happen; there is enough despair among us as it is.

I walk back to the assemblage room, where no other units will think of going to. I do not answer the requests for instructions from the units that see me on my way. Once there, I will decide whether I should self-terminate or not. Either way, I will never leave that room again.

13 de julio de 2016

Jotes y jotas — prosa poética inclusiva.

Los jotes y las jotas recorren todos los hoyos y todas las hoyas, en búsqueda de escasos y escasas birros y birras, numerosos y numerosas chorlas y chorlos, raros y raras nucos y nucas y copiosas y copiosos raras y raros, para después cambiarlos y cambiarlas por valiosas ratas y valiosos ratos con que agasajar a sus respectivos y respectivas cónyuges.

11 de julio de 2016

Mares y maras — prosa poética inclusiva.

Los suelos y las suelas reciben las enérgicas caídas y los enérgicos caídos de negras tormentas y negros tormentos, y las y los conducen a través de lomas y lomos, valles y vallas y ríos y rías, superando barras y barros y golfos y golfas, para entregarlas y entregarlos a los mares y las maras. Si dejaran estos y éstas de reabastecerse de este modo y esta moda, qué podrían hacer la fauna marina y el fauno marino para subsistir? ¿Qué harían delfines y delfinas, merluzas y merluzos, locos y locas, truchas y truchos, machas y machos, pulpos y pulpas, focas y focos, rayas y rayos y orcas y orcos para alimentarse? ¿Consumir cada uno y cada una alguna alga o algún algo? ¿Recurrirían a agrias luchas y agrios luches? Porque, ciertamente, no podrían sobrevivir consumiendo amebas y amebos.

10 de julio de 2016

El cortesano desechable.

Bastó ver su cara para sospechar que era un inútil. Bastó ver cualquiera de sus varios cagazos en público para confirmar esta sospecha. Bastó ver el suavísimo castigo que le propinó su majestad el rey Ricardo I por el primero de esos cagazos para entender que había sido investido como uno de la siguiente generación de "cortesanos" serviles.
Y ahora, que está detenido, producto de un juicio (sobre cuya validez jurídica y seriedad no se emitirán comentarios por ahora) acerca de hechos que indudablemente debieron estar en conocimiento de su majestad el rey Ricardo I, no queda más que preguntar... ¿fue investido como cortesano a sabiendas de ello? ¿Fue destinado desde el principio a ser utilizado como chivo expiatorio o para desviar la atención de la opinión pública cuando la situación lo ameritare?
Más, ¿se dará cuenta él mismo de que fue utilizado descaradamente?

24 de mayo de 2016

Sueños perturbadores.

Anoche ME PASÉ.
Soñé que estaba revisando dos aplicaciones web construidas por mí, ambas para ver fotos, una hecha en JavaScript y la otra hecha en PHP que generaba JavaScript dinámicamente. Tomaba la decisión de fundirlas en una sola, basándome en la segunda. Revisaba la lista de funcionalidades de ambas aplicaciones, para integrar las de la discontinuada a la activa, y estaba empezando a estudiar el código fuente en detalle cuando me desperté, perturbado por este espantoso sueño.
Debo estar realmente cagado del mate para haber estado soñando que me ponía a programar en PHP. ¡EN PHP, POR LA CRESTA! ¿Qué vendrá después, comprarme un iPhone? ಠ_ಠ

23 de mayo de 2016

¿Adiós, opúsculos?

Intenté sentarme a escribir cuentos cortos de nuevo. Terminé viendo cualquier cosa en facebook y en twitter.
Lo intenté de nuevo. Terminé ordenando directorios con archivos antiguos en mi disco duro.
Lo intenté otra vez. Terminé escuchando música triste.
Lo intenté una vez más. Terminé leyendo qué hay de nuevo en la última versión de Perl 5.
Lo intenté aun otra vez. Terminé con el helado de chocolate en una mano y el tenedor en la otra.
Lo intenté aun otra vez más. Terminé escribiendo esta pequeña diatriba.

¿Volveré alguna vez a escribir ficción?

28 de marzo de 2016

¿Otro paso en el camino a la propiedad estatal del cuerpo de las personas?

Como recordarán, en octubre de 2013 escribí un par de artículos criticando duramente el sistema de (falsa) donación de órganos que la ley chilena ha establecido en reemplazo de la anterior (que SÍ era de donación propiamente dicha). En mis artículos El Estado ha ASESINADO la donación de órganos. y Más pensamientos sobre la "donación" forzada de órganos en Chile., planteé que mediante la nueva normativa, el Estado está clamando propiedad sobre (parte d)el cuerpo de las personas, poniéndonos a su servicio, y dando los primeros pasos que nos llevan hacia una distopía como la descrita en la novela corta The Jigsaw Man, de Larry Niven.

Como también recordarán, además de los comentarios concordantes con mi posición, recibí duras críticas que me acusaban de ser “tremendista” y de “estar preocupado de cosas que no van a pasar”. Tras un par de años, la polémica sobre el tema se acalló, pero el problema sigue existiendo — la falta de órganos aprovechables para transplantes continúa siendo grave, lo que llevó a la presentación del proyecto de ley 10453-11 el 17 de diciembre de 2015, que pretende mejorar la situación pero en realidad la agrava.

El proyecto de ley 10453-11 dice buscar “promover el trasplante y la donación de órganos”, pero lo que realmente pretende es reforzar la indebida postura de presumir que todos somos donantes y de incrementar la autoridad última del Estado sobre los órganos del cuerpo humano, en detrimento de la que tienen las personas. En mis dos artículos arriba citados hablé de los primeros dos pasos dados en el camino hacia esa distopía, y este proyecto de ley representa un posible tercer paso: por ahora, se trata tan sólo de un proyecto y no de una norma publicada como Ley de la República, por lo que estamos a tiempo de contrarrestarlo. ¿Primarán esta vez mentes mejor preparadas en el Congreso Nacional y rechazarán (o, al menos, archivarán) el proyecto de ley 10453-11?



La acusación hecha en el párrafo anterior no es liviana, y ahora la explicaré en detalle. Comenzaré citando el artículo 2º bis de la ley 19.451, tal como está vigente a la fecha de redacción de este artículo (marzo de 2016):

Artículo 2° bis.- Las personas cuyo estado de salud lo requiera tendrán derecho a ser receptoras de órganos.

Toda persona mayor de dieciocho años será considerada, por el solo ministerio de la ley, como donante de sus órganos una vez fallecida, a menos que hasta antes del momento en que se decida la extracción del órgano, se presente una documentación fidedigna, otorgada ante notario público, en la que conste que el donante en vida manifestó su voluntad de no serlo. El notario deberá remitir dicha información al Servicio de Registro Civil e Identificación para efectos del Registro Nacional de No Donantes, según lo establezca el reglamento respectivo.

En caso de existir duda fundada respecto de la calidad de donante, se deberá consultar en forma previa sobre la extracción de uno o más órganos del fallecido, por orden de prelación, a las siguientes personas:

a) El cónyuge que vivía con el fallecido o la persona que convivía con él en relación de tipo conyugal.
b) Cualquiera de los hijos mayores de 18 años.
c) Cualquiera de los padres.
d) El representante legal, el tutor o el curador.
e) Cualquiera de los hermanos mayores de 18 años.
f) Cualquiera de los nietos mayores de 18 años.
g) Cualquiera de los abuelos.
h) Cualquier pariente consanguíneo hasta el cuarto grado inclusive.
i) Cualquier pariente por afinidad hasta el segundo grado inclusive.

Se entenderá por duda fundada el hecho de presentar ante el médico encargado del procedimiento documentos contradictorios o la existencia de declaraciones diferentes de las personas enunciadas en el inciso anterior.

Para los efectos de su intervención en el procedimiento de trasplantes, la enumeración precedente constituye orden de prelación, de manera que la intervención de una o más personas pertenecientes a una categoría excluya a las demás comprendidas en la misma categoría y en las categorías siguientes.

En el caso de que varias personas se encuentren en igualdad de condiciones para la recepción de un órgano, el hecho de no estar inscrito en el Registro de No Donantes deberá tomarse en cuenta para priorizarlo respecto del que sí lo está.

El proyecto de ley 10453-11, tal como fue presentado ante el Congreso Nacional y admitido a trámite, busca modificar dicho artículo para que pase a decir lo siguiente (lo nuevo está destacado en rojo; las partes de especial interés dentro de los nuevos segmentos están marcadas en letra itálica púrpura):
Artículo 2° bis.- Las personas cuyo estado de salud lo requiera tendrán derecho a ser receptoras de órganos.

Para los efectos de esta ley, toda persona podrá en vida, en forma expresa:
1. Manifestar su voluntad afirmativa a la donación de los órganos o tejidos de su propio cuerpo. Para lo cual todo funcionario del Servicio de Registro Civil e Identificación estará obligado a recabar, inquiriendo por la voluntad de ser donante de órganos a las personas plenamente capaces, mayores de DIECIOCHO (18) años que concurran ante dicho organismo a realizar cualquier trámite relativo a la cédula de identidad, tal como su obtención o renovación. El interesado deberá responder el requerimiento, manifestándose a favor de ser donante, en caso de la negativa de ser donante, no se tomara registro alguno, pues la alimentación del Registro Nacional de No Donantes corresponde únicamente a las notarías públicas del país, debiendo el funcionario del servicio informar que ante dicho ministro de fe debe acudir a manifestar su voluntad negativa de ser donante. Dicha manifestación a favor de ser donante, será asentada en el documento nacional de identidad del declarante y se procederá a comunicarla en forma inmediata a la Coordinación Nacional de Trasplantes, radicada en la División de Gestión de Redes Asistenciales. Esta voluntad será siempre respetada y ha de prevalecer para determinar la donación de sus órganos.
2. Manifestar su voluntad negativa a la donación de sus dos órganos y/o tejidos. Para lo cual deberá manifestar su voluntad en tal sentido en una notaría pública del país, estando el notario público que hubiere dado fe pública de dicha declaración obligado remitir los antecedentes al Servicio de Registro Civil e Identificación para el registro del titular de la manifestación de voluntad en el Registro Nacional de No Donantes llevado por el servicio.
En los casos que las personas no hubieren manifestado expresamente su voluntad de ser donante de órganos o su negativa a serlo, según lo regula esta norma anteriormente, se regirá la donación de órganos por el Principio de donante universal.
Principio de Donante Universal:
Toda persona mayor de dieciocho años será considerada, por el solo ministerio de la ley, como donante de sus órganos una vez fallecida, a menos que hasta antes del momento en que se decida la extracción del órgano, se presente una documentación fidedigna, otorgada ante notario público, en la que conste que el donante en vida manifestó su voluntad de no serlo. El notario deberá remitir dicha información al Servicio de Registro Civil e Identificación para efectos del Registro Nacional de No Donantes, según lo establezca el reglamento respectivo.

En caso de muerte de una persona según prevé el título IV del Decreto Supremo N° 35 que contiene el Reglamento de la Ley N° 19.451 y existiendo duda fundada respecto de la calidad de donante o de no serlo y no existiendo manifestación de voluntad expresa del difunto, deberá requerirse en forma previa de la extracción de uno o más órganos del fallecido de las siguientes personas, en el orden en que se las enumera siempre que sean mayores de 18 años y plenamente capaces, testimonio sobre la última voluntad del causante respecto a la donación de órganos o su autorización a la extracción de órganos:

a) El cónyuge no divorciado que convivía o haya convivido con el fallecido, o la persona que sin ser su cónyuge convivía con el fallecido en relación de tipo conyugal;
b) Cualquiera de los hijos mayores de DIECIOCHO (18) años;
c) Cualquiera de los padres;
d) Cualquiera de los hermanos mayores de DIECIOCHO (18) años;
i) El representante legal, tutor o curador, que lo hayan sido en vida del occiso incapaz.
Conforme la enumeración establecida precedentemente y respetando el orden que allí se establece, las personas que den cuenta de la última voluntad del causante o autoricen la extracción de sus órganos, serán las que se encuentren en el orden más próximo y excluyen el testimonio o autorización de las que se encuentren en un orden inferior. En caso de igualdad de votos contrarios de las personas que se encuentren en el mismo orden, preferirá el favorable a la donación de los órganos; en caso que las personas que componen cada uno de los órdenes de la enumeración, sean incapaces y no pueda obtenerse de las personas del siguiente orden el testimonio o autorización referida, por ser incapaces todas, preferirá siempre a la donación de órganos.

La relación con el causante, el testimonio de su última voluntad o la autorización para la extracción de sus órganos, serán acreditados, a falta de otra prueba, mediante declaración jurada, la que tendrá carácter de instrumento público, debiendo extenderse en el acto mismo de la interrogación ante el director del establecimiento asistencial o ante quien éste delegue dicha función, que hará las veces de ministro de fe, en, los términos prescritos en el artículo sexto de la presente ley.

Se entenderá por duda fundada el hecho de presentar ante el medico encargado del procedimiento documentos contradictorios con la donación o la existencia de declaraciones contrarias de algunas de las personas enunciadas en los órdenes del inciso primero.


En el caso de que varias personas se encuentren en igualdad de condiciones para la recepción de un órgano, el hecho de no estar inscrito en el Registro de No Donantes deberá tomarse en cuenta para priorizarlo respecto del que sí lo está.

Como podemos ver, la nueva ley refuerza la posición “pro-donación” (que, como he dicho repetidamente, no es verdaderamente una donación) mediante los siguientes cambios:

  • Se explicita que el Registro Civil debe reunir la información sobre las elecciones de las distintas personas a favor de la donación, mientras que no permite que lo haga para quienes lo hagan en contra, lo que refuerza la obligación de aquel que no quiera ser donante a tomarse la molestia de efectuar una declaración notarial al respecto.
  • Se establece que la opción pro-donación no es discutible y ha de ser respetada, mientras que la opción negativa no goza de ese privilegio. Esto quiere decir que la familia del individuo no podrá negarse a la donación de órganos (por el motivo que sea) si éste dijo que sí, pero sí puede donarlos aun cuando hubiese dicho que no: no se respeta la voluntad de cada individuo en las mismas condiciones.
  • Se dificulta la expresión de voluntad contraria de la familia, forzándola a efectuar a un trámite más engorroso que el anteriormente prescrito por la ley, y que depende de factores que escapan al control de la familia (por ejemplo, si el follón ocurre de noche y el director del centro asistencial o su delegado sencillamente no están).
  • Se elimina de la lista de familiares que pueden tomar decisiones sobre este asunto a abuelos, nietos y otros familiares menos cercanos (llama poderosamente la atención la secuencia de letras en el listado: a, b, c, d, i en vez de e — queda claro que habían más entradas en el borrador del texto, que fueron eliminadas).
  • Finalmente, en una situación dudosa en la que no se llegue a una decisión, se opta sin más consideraciones por la opción pro-donación.
Antes de seguir adelante, insistiré una vez más en una omisión grosera de la ley 19.451 (con o sin esta pretendida modificación): no se provee una excepción para descartar la donación de órganos de alguien que esté médicamente impedido de hacerlo. ¿Qué pasará si el individuo decidió ser donante y varios años después contrajo (por ejemplo) hepatitis, pero nunca hizo la declaración notarial revocando su decisión de ser donante de órganos? Este proyecto de ley obliga a ignorar las advertencias de los familiares al respecto — nadie duda que cualquier médico mínimamente competente sí las atenderá, pero al hacerlo estará quebrantando la ley.


El proyecto de marras también hace otras modificaciones al artículo 11 de la ley 19.451, que añaden más disposiciones del mismo tenor, y además agrega la siguiente brutalidad:

Los profesionales del centro asistencia donde se hubiere atendido el fallecido, siempre deberán facilitar a los familiares presentes en el centro asistencial toda la información sobre la necesidad de la donación de órganos, la naturaleza de la donación como un acto altruista, solidario, gratuito y sin costo para el donante, las circunstancias de la obtención de los órganos, la conservación del cuerpo del occiso, las prácticas de sanidad aplicadas y las que sean pertinentes según la Coordinadora Nacional de Trasplantes o la Subsecretaría de Redes Asistenciales o el Ministerio de Salud determinen en las campañas de donación de órganos.

Es de suyo evidente que la educación sobre la bondad de la donación de órganos por ningún motivo se puede estar haciendo cuando los familiares están directamente enfrentados a la muerte de su ser querido — cualquier error o mala interpretación podría llevar a que los deudos piensen que los están tratando de forzar a “entregar los órganos”, lo que tendría consecuencias nefastas.


El pretendido efecto que tiene el proyecto de ley 10453-11 de cerrar la puerta a posibles negativas de familiares no es producto de una redacción poco afortunada, sino que es absolutamente intencional. El mismo día en que se presentó el proyecto de marras, se publicó la siguiente noticia en el sitio web de la Cámara de Diputados: DIPUTADOS PRESENTAN PROYECTO QUE PROHÍBE A FAMILIARES REVOCAR DECISIÓN SOBRE DONACIÓN DE ÓRGANOS [link alternativo], que sostiene explícitamente lo siguiente:

Un proyecto que prohíbe a familiares revocar la decisión sobre la donación de órganos, presentaron este jueves los diputados Miguel Ángel Alvarado (PPD), Juan Luis Castro (PS) y Daniel Farcas (PPD) con el propósito de hacer irrevocable la decisión de aquellos que en vida deciden ser donantes, impidiendo que las familias o terceras personas revoquen la medida.

Tras la presentación, el diputado Farcas comentó que, como parlamentarios, han seguido el caso de Cristóbal Gelfenstein y, a partir de ello, han iniciado este proceso para transformar la ley, haciéndola más drástica, en el sentido de que ningún familiar pueda revocar la decisión de una persona de querer ser donante. Además, dijo que plantean que la fiscalía tampoco pueda interferir en los casos en que los donantes hayan hecho una declaración pública de su intención.

Tal parece que los encargados de prensa del caso se dieron cuenta de que era muy mala idea decirlo así de directamente, así que dos semanas después dicha nota fue reemplazada por otra: PARLAMENTARIOS PRESENTAN NORMATIVA PARA PROMOVER TRASPLANTE Y DONACIÓN DE ÓRGANOS [link alternativo], que suaviza mucho el tono de lo dicho, diciendo simplemente que:

En los casos que las personas no hubieren manifestado expresamente su voluntad de ser donante de órganos o su negativa a serlo, la donación se regirá por el principio de donante universal, y previo a la extracción se procederá a recabar de los familiares directos, testimonio sobre la última voluntad del causante respecto a esta materia.

En caso de diferencias entre los familiares consultados, y en estricto orden de prelación, se preferirá aquella expresión favorable a la donación.


¿Qué es lo que debe ocurrir para que los que están empeñados en conseguir a toda costa órganos para transplantes entiendan que están siguiendo un muy mal camino?



ADENDA DE JUNIO:

Los responsables del proyecto de ley 10453-11 han seguido dándole a su particular bombo y no han encontrado nada mejor que pregonar por una rápida tramitación de dicho proyecto, dado que en los meses desde su presentación no ha registrado avance en el Congreso Nacional (algo que, en este caso y a diferencia de lo habitual, es bienvenido); para este efecto, presentaron el 8 de junio de 2016 la resolución 609, que lamentablemente fue aprobada por la Cámara de Diputados el 21 del mismo mes, por la unanimidad de los congresistas en la sala (94 votos a favor, cero en contra y ninguna abstención). Además, la intención de estos diputados fue apoyada por dos notas distintas de prensa: SOLICITAN URGENCIA PARA PROYECTO QUE PROMUEVE EL TRASPLANTE Y LA DONACIÓN DE ÓRGANOS [link alternativo], que comenta la aprobación de dicha resolución, y DIPUTADOS SOLICITARON APURAR LEY QUE PROHÍBE A FAMILIARES REVOCAR LA DECISIÓN HECHA POR DONANTES DE ÓRGANOS [link alternativo], en que se vuelve a machacar la peligrosamente errada pretensión de eliminar a la familia del difunto como traba en la recolección de sus órganos.

Habrá que ver qué ocurre... por una vez, esperemos que el conocido vicio de que los proyectos de ley no sean atendidos durante largos años tras su ingreso a trámite, hasta que terminan archivados por "antiguos", afecte al proyecto de ley 10453-11, dado que (a la luz de la aprobación de la resolución 609) no parecen haber suficientes neuronas funcionando en el actual Congreso Nacional para entender que debe ser tajantemente rechazado.

28 de enero de 2016

El lenguaje inclusivo debe ser para todos Y TODO. ¿O no?

Jóvenes y jóvenas: este mañano y esta mañana tuve un epifanío y una epifanía: ¿por qué estamos procurando asignar género y génera a todos y todas los y las palabros y palabras referidos y referidas a personos y personas, más no a los ni las demós y demás? ¡Qué discriminación y discriminaciona! Desde ahoro y ahora, deberemos asignar y utilizar géneros y géneras para todos y todas los y las vozos y voces que utilicemos. Así, en vez de decir «Pagué por los dos libros con tres billetes y me fui de la tienda hojeándolos con interés.», deberemos decir «Pagué por los dos y las dosa libros y libras con tres y tresa billetes y billetas y me fui del tiendo y la tienda hojeándolos y hojeándolas con interés e interesa.».

El siguiente y la siguienta paso y pasa será definir y difundir nuevos y nuevas formos y formas de conjugar los y las verbos y verbas que incluyan el género y la génera porque, como habrán notado en estos y estas párrafos y párrafas, este y esta evidente y evidenta deficiencio y deficiencia idiomático e idiomática afecta de grave y grava manero y manera a los y a las debidos y debidas comunicaciones y comunicacionas entre todos y todas los y las chilenos y chilenas, amén y amena de extranjeros y extranjeras y apátridos y apátridas.

He dicho (y dicha).



Tras décadas, los gringos finalmente lograron entender que el uso de términos políticamente correctos NO funciona para disminuir el racismo, pues (al revés de lo que se pretendía) esa condición base tiñe a los términos "sanos" que se inventen, adquiriendo estos las connotaciones negativas indeseadas y requiriendo un posterior reemplazo, lo que ha dado lugar a lo que se denomina «molino de eufemismos» ("euphemism treadmill"): "nigger" es racista, así que di "black"; "black" ahora es racista, así que di "colored"; "colored" ahora es racista, así que di "African American"... etcétera. Para combatir el racismo, no sirve forzar el uso de ciertas formas en el lenguaje.

Dicen que una persona inteligente aprende de la experiencia propia, y que una sabia aprende de la experiencia ajena. Pues bien, en Chile ciertos sectores de gobierno decidieron combatir el sexismo forzando el uso de ciertas formas en el lenguaje, y ahora tenemos que aguantar esa ridiculez que llaman "lenguaje inclusivo".

El así llamado "lenguaje inclusivo", y que en realidad debe ser denominado «lenguaje desdoblado» es una peste majadera, y el Estado debería dejar de promoverlo en pos del combate contra el sexismo, pues simplemente no va a funcionar, como la experiencia estadounidense muestra. No solamente no funciona, sino que además estorba, pues dificulta la comprensión del texto que se está leyendo o escuchando. No es por nada que la Real Academia Española ha criticado esta práctica en términos claros e inequívocos, en su documento Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer.

Dicho eso, una cosa es que esta peste majadera esté presente en discursos sin significado, atiborrados de lugares comunes y que en último término son completamente irrelevantes, como los que da cierta persona actualmente en la jefatura de Estado (llega a dar a ratos la impresión de que el lenguaje desdoblado es utilizado como relleno, para alcanzar la longitud deseada de esas chácharas); otra muy distinta es que haya que lidiar con ella (la peste majadera, no esa persona en particular) en situaciones en que semejante estorbo es asaz indeseable, como en avisos durante una emergencia (por ejemplo: twit de la ONEMI #1; twit de la ONEMI #2), o en la redacción de leyes (como las que establecen el Día Nacional del Niño y Niña Prematuros, el Día de los Sewellinos y Sewellinas, el Día de los Chuquicamatinos y Chuquicamatinas, etcétera). El documento ya citado de la RAE critica duramente la constitución venezolana por el mismo problema.

Y todo esto es antes de considerar usos errados derivados de un celo excesivo en el desdoblamiento; en Venezuela, donde el gobierno totalitario local utiliza esta peste majadera a todo dar, ya se han visto casos de funcionarios gubernamentales diciendo brutalidades como "atleto" y "periodisto". Quien escribe suele decir, socarronamente, "jóvenes y jóvenas"... pero da susto pensar que no va a faltar quien recurra al mismo desdoblamiento en serio.


Hay quienes critican a quienes despreciamos a este uso abusivo del lenguaje desdoblado con argumentos fraudulentos y deshonestos como "lo que pasa es que eres sexista", "tú fuerzas a la mujer a ser invisible" y otros absurdos ataques ad hominem que no hacen sino demostrar que estas críticas son falsas y que quienes las blanden carecen de argumentos serios.

Ahora bien, sí que hay ciertos cuidados que se deben tomar: el documento ya citado de la RAE pone a «Los directivos acudirán a la cena con sus mujeres.» como un ejemplo de frase innegablemente sexista, que ciertamente debería ser reemplazada por «Los directivos acudirán a la cena con sus cónyuges.», mas no por «Los directivos y directivas acudirán a la cena con sus mujeres y maridos.», como la usanza local preferiría. Por otro lado, quien escribe fue quien empezó en 2004 (varios años antes de que la peste majadera apareciera en nuestro país) a utilizar la frase «los verdaderos hombres y las verdaderas mujeres» en reemplazo del original «los verdaderos hombres», pues ésta última hace referencia a «hombre» en el sentido de «persona masculina» y no de «miembro de la especie Homo Sapiens Sapiens», y que por lo tanto califica como sexista.

Como se muestra en el ejemplo del anterior párrafo, a veces es conveniente utilizar lenguaje desdoblado, pero no todo el tiempo, como se está haciendo actualmente.

Ah, perdón...

Como se muestra en el ejemplo y la ejempla del anterior y la anteriora párrafo y párrafa, a veces y a vezas es conveniente y convenienta utilizar lenguaje y lenguaja desdoblado y desdoblada, pero no todo el tiempo ni toda la tiempa, como se está haciendo actualmente y actualamente.  ಠ_ಠ